#EscribirEnInternet

Cómo enfrentarse a la edición de textos

Editamos un texto para que resulte más fácil de leer. Para lograrlo, la herramienta principal será el uso de un lenguaje transparente y claro. La edición quita las palabras innecesarias y hace la lectura más comprensible.

Tres consejos facilitan la edición de textos:

  • Repasar el texto de forma metódica.
  • Hacer una pausa antes de comenzar la tarea (cuando el texto lo hayamos escrito nosotros mismos) para conseguir cierta lejanía y más objetividad.
  • Pedir una segunda opinión.

Los textos deben editarse teniendo una idea clara y completa de lo que se está contando. Tratar de mejorar un texto palabra por palabra se convertirá en algo tedioso y poco eficiente. Lo más recomendable es trabajar en tres niveles:

  1. Las palabras. Hay que verificar su uso correcto y adecuado dentro del contexto.
  2. Las oraciones. Cuanto más directas sean, más claras resultarán. Se evitará el uso de frases excesivamente largas en las que se mezclen demasiados conceptos o ideas.
  3. Los párrafos. Un párrafo destaca una idea fundamental y agrupa oraciones que la desarrollan. Cada idea nueva pide un párrafo nuevo. Para editar los párrafos existen unas sencillas normas generales:
  • Emplear oraciones temáticas: Esta oración encabeza el párrafo y expone la idea principal que se va a desarrollar en las siguientes frases. Su uso es muy útil pues ayuda a organizar el texto con claridad. Esta primera oración debe centrarse en una sola idea y plantearse en pocas palabras.
  • Controlar la extensión: En general, los párrafos más breves resultan más fáciles de comprender. Sin embargo, demasiados párrafos cortos y seguidos provocarán sensación de incoherencia. Se trata de buscar el equilibrio: tres o cuatro párrafos por pantalla parecen una extensión correcta para la mayoría de los ordenadores. Hay que variar su extensión, vigilando que la mayoría de párrafos cuente con entre tres y seis oraciones. Si se desea, el primer párrafo puede ser más corto que el resto para presentar el texto. La lectura también se aligera al romper la estructura con un párrafo de una única oración.
  • Vincular los párrafos entre sí: Los párrafos que componen el texto deben tener sentido y orden. Es recomendable usar palabras o frases de enlace para mostrar las conexiones entre los párrafos. Estas transiciones ayudan enormemente a la lectura.
  • Diseñar los párrafos: Para aligerar la lectura, especialmente en la pantalla del ordenador, puede recurrirse a enumeraciones que partan la información o a viñetas que subdividan el texto. De este modo, los párrafos complejos o largos se leerán mejor.

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: