#EscribirEnInternet

Buen carácter

Los textos en los medios digitales, salvo excepciones muy contadas, se basan en el uso de caracteres tipográficos, y por tanto en aquellos contextos donde la forma y la presentación sea importante es preciso tener unos conocimientos mínimos de ellos, pues es como se pone en práctica la ortografía (la forma como se relacionan la tipografía y la ortografía es lo que se conoce como ortotipografía).

Por desgracia, los teclados de Windows para español (en cualquiera de sus variantes por países) proporcionan de modo directo un conjunto muy restringido de estos caracteres y el resto hay que introducirlos con la tecla Alt y una serie de códigos en el teclado numérico que no son fáciles de recordar; por ello, la tendencia es a obviarlos por completo. Los usuarios de MacOS y Linux, en cambio, tienen teclados más completos.

Un buen editor de textos o de páginas web hace una parte significativa del trabajo por nosotros, de modo que nos es posible introducir estos caracteres con algún menú, ventana especial o combinación de teclas, sin que sea necesario que los recordemos, y en consecuencia las posibles limitaciones técnicas no deberían ser excusa para descuidar la presentación de los documentos.

Entre los signos que se confunden más a menudo están el guion, la raya y el menos.  El guion (-) es el más corto de ellos, y a menudo es más grueso, con una función esencialmente morfológica.  La raya (—) es mucho más larga y más fina, y su función es sobre todo sintáctica: intervenciones en diálogos, incisos, elementos en enumeraciones…  El menos (−) suele estar entre ambos, con un diseño que es visualmente coherente con el más (+).  Otro signo muy parecido al menos, y que a menudo se confunde con él, es la semirraya (–), con el mismo diseño que la raya pero con la mitad de longitud; en español carece de usos propios, aunque a veces se emplea como alternativa estilística de la raya.

Salvo el guion, que es fácilmente accesible desde el teclado, estos signos deben darse de un modo especial en documentos de HTML, bien sea con una codificación adecuada, como la cada más extendida UTF-8 de Unicode, que permite introducir cientos de miles de caracteres de todo tipo, o bien como entidades: la raya es —, la semirraya es – y el menos es −.

Otros dos signos que se confunden a menudo son el de grado (°), que es un pequeño círculo, y el del ordinal masculino, que es una «o», a veces con subraya (º).  Aunque las diferencias parezcan inapreciables, las hay, y distinguiendo claramente uno de otro en el texto se ayuda a los buscadores a interpretarlos mejor.

Finalmente, el aspa de multiplicar no es una equis, sino que tiene un carácter propio con un diseño coherente con otros símbolos matemáticos, como el menos y el más.  No es lo mismo «2 x 3» que «2 × 3».  La entidad de HTML es ×.

Las comillas más fácilmente tecleables son las rectas (“), que son una herencia de la mecanografía y que en tipografía cuidada deben evitarse.  Las comillas reales, las tipográficas, son distintas para la apertura y el cierre (de nuevo, útil para interpretar mejor el texto automáticamente) y las hay en dos variantes: «» y “” (de ellas, las Academias de la Lengua prefieren la primera, pero en realidad no es una decisión ortográfica sino de estilo tipográfico).

El siguiente cuadro resume algunos datos sobre estos caracteres:

Nombre Carácter Código de Windows
(Alt)
Entidad
de HTML
Código
de Unicode
raya8212—2014
menos8722−2212
semirraya8211–2013
grado°248, 0176°00B0
aspa×0215×00D7
comillas latinas« »174, 0171 / 175, 0187« / »201C / 201D
comillas inglesas“ ”8220 / 8221“ / ”00AB / 00BB

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: